Top
 

Comunicación NoViolenta

“La empatía nos permite percibir nuestro mundo de una manera nueva y continuar hacia delante”

Marshall Rosenberg

La CNV (también llamada Comunicación Empática o Comunicación Compasiva) nos ayuda a reconectar con nosotros mismos y con los demás.

Cuando aplicamos la CNV a nuestras relaciones, ya sea con nosotros mismos o con otra persona, conectamos con nuestra compasión natural, lo cual ayuda enormemente a crear un camino de sanación y reconciliación. Así pues, puede ser aplicada en relaciones íntimas como la pareja, la familia, la escuela, el entorno laboral, organizaciones e instituciones, negociaciones diplomáticas…

Nos invita a reformular nuestra forma de expresarnos y de escuchar a los demás haciéndonos conscientes de lo que observamos, sentimos, necesitamos y lo que pedimos para hacer más rica nuestra vida y la suya.

Los 4 pasos básicos para la exploración son:

  • Observación de los hechos que han ocurrido de la manera más neutral posible.
  • Sentimientos que surgen al vivir o recordar lo sucedido. Están vinculados a las necesidades.
  • Necesidades a las que apuntan esos sentimientos. Pueden estar satisfechas o no.
  • Petición para cubrir esas necesidades no satisfechas o para mantener las necesidades satisfechas si ya lo estaban.

Cuando nos centramos en clarificar lo que observamos, sentimos y necesitamos, en lugar de diagnosticar y emitir críticas o juicios morales sobre lo que está bien o mal tiende a surgir de forma natural la compasión y la comprensión mutua.

De este modo ya no es necesario el uso del lenguaje de dominio, que juzga y culpa y podemos tener la experiencia del profundo placer de contribuir al bienestar mutuo.

Poner énfasis en escuchar con atención – tanto a nosotros mismos como a los demás – nos ayuda a descubrir la consciencia humana de que todos los seres humanos intentamos honrar valores y necesidades universales en todo momento.

La Comunicación NoViolenta favorece la escucha atenta, el respeto y la empatía, y propicia el deseo mutuo de dar de corazón.

Cuando damos algo de corazón sentimos una alegría natural y auténtica que nos sale de dentro porque estamos diseñados para aportar y enriquecer la vida de las otras personas. El que da siente crecer su autoestima porque experimenta bienestar al ver que su acción contribuye tanto a su propio bienestar como al del otro.

Se puede decir que la Comunicación NoViolenta es una práctica que va más allá de las palabras y que nos ayuda a ver nuestra común humanidad favoreciendo la creación de familias y comunidades basadas en la comprensión mutua y el bienestar.

La CNV fue desarrollada por el psicólogo Marshall Rosenberg en los años 60. Rosenberg aplicó el modelo de CNV en programas de paz en Ruanda, Nigeria, Serbia, Croacia e Irlanda, entre otros.

La teoría tiene mucho en común con conceptos usados en mediación y resolución de conflictos y es usada por algunos mediadores en su trabajo. El término está basado en los principios de la noviolencia en el mismo sentido que Gandhi hacía al referirse al estado natural de compasión cuando no hay violencia en el corazón.

“Queremos actuar desde el deseo de contribuir a la vida más que desde el miedo, la culpa, la vergüenza o la obligación”

Marshall Rosenberg